Aguas Buenas

    Municipio portorriqueño, Aguas Buenas linda al oeste con el municipio de Comerío, al norte con los de Bayamón, Guaynabo y San Juan, al este con Caguas, y al sur también con Caguas y con Cidra. Se extiende sobre una superficie de 78 kilómetros cuadrados.

    El relieve de Aguas Buenas está marcado por la sierra de Cayey, con picos como La Marquesa, La Peña, La Tisa y Santa Bárbara. Los principales ríos que cruzan su territorio son el Bairoa, el Bayamón, el Cagüitas y el Cañas. El clima es tropical, aunque algo templado por la altitud.

    El municipio de Aguas Buenas, que está dividido en una decena de barrios, cuenta con 30.000 habitantes. Su economía es principalmente agrícola. Los cultivos más extendidos son los de café, caña de azúcar y tabaco. Existe un molino de azúcar en Santa Juana de Caguas. La ganadería (bovina, caballar, porcina y caprina) es otro sector digno de mención.

    Los orígenes del municipio, que debe su denominación a la calidad de sus aguas, se remontan al establecimiento en 1798 de un grupo de vecinos en las proximidades de uno de sus muchos manantiales. En un principio fue parte del municipio de Caguas, bajo el nombre de Aguas Claras. En 1832 se iniciaron los trámites para su conversión en municipio, que se hizo efectiva seis años más tarde. Ya con su actual nombre de Aguas Buenas, vio aumentar su superficie con la integración de territorios segregados de Bayamón (barrios de Juan Asencio y Mulas), Comerío (barrio de Bayamoncito) y Guaynabo (barrios de Sonadora y Jagüeyes). En el siglo XIX se introdujeron los cultivos de café, responsables en buena medida del desarrollo económico del municipio hasta nuestros días.