Alagoas

    Estado brasileño, Alagoas limita al norte con el estado de Pernambuco, al este con las aguas del océano Atlántico, al sur con Sergipe, y al oeste con Bahía. La extensión de su territorio es de 27.733 kilómetros cuadrados, por lo que se trata de uno de los estados más pequeños de la nación.

    El relieve de Alagoas es mayoritariamente llano, con algunas pequeñas elevaciones al oeste integradas en el macizo nordestino. Su litoral es bajo y arenoso, salpicado de lagunas entre las que pueden señalarse las de Jequiá, Tabuleiro, Escura, Timbó y Pocas. El río más importante de los que riegan su suelo es el Sao Francisco, fronterizo con Sergipe y Bahía. Otros cursos fluviales son el Cururipe, el Mundaú y el Paraíba do Meio.

    El clima de Alagoas es tropical, muy caluroso, húmedo en el litoral y seco en el interior. En la franja costera destacan las poblaciones de cocoteros. Perviven algunas extensiones de mata o selva atlántica, aunque cada vez más desplazadas por los cultivos agrícolas. En el interior seco predomina la vegetación de caatinga, formada por especies espinosas y cactáceas. Las playas atlánticas se cuentan entre los espacios naturales más bellos de este estado, donde también se halla la espectacular cascada de Paulo Afonso (en un desfiladero que atraviesa el río Sao Francisco). Alagoas comparte con los vecinos estados de Bahía y Pernambuco el parque nacional de Paulo Afonso.

    Alagoas tiene más de 2.800.000 habitantes, por lo que su densidad demográfica supera el centenar de personas por kilómetro cuadrado. Cerca del 60% de sus pobladores habita en entornos urbanos. La capital del estado es la ciudad de Maceió, que cuenta con unos 800.000 habitantes. Otras poblaciones importantes del estado, dividido administrativamente en 101 municipios, son Arapiraca, Rio Largo, Palmeira dos Indios, Penedo y Marechal Deodoro.

    La economía de Alagoas es sobre todo agrícola y ganadera. Los principales cultivos son los de coco, caña de azúcar, frijoles, maíz, mandioca, tabaco, algodón, arroz y piña. Por lo que respecta a la ganadería, es muy variada: en las zonas más áridas del interior se crían ovejas y cabras, mientras que en el litoral predominan las cabañas bovina y caballar. En torno a Arapiraca se hallan varias industrias agroalimentarias. Otras industrias reseñables son la química, la textil y la productora de cemento. Existen además algunas explotaciones de petróleo, gas natural y sal gema. El principal aeropuerto de Alagoas se ubica en Maceió. La red ferroviaria del estado, que cuenta con una longitud de cerca de 400 kilómetros, se emplea no tanto para el transporte de pasajeros como para el de mercancías.

    El navegante italiano Américo Vespucio fue en 1501 el primer occidental en visitar estas tierras, sobre las que los franceses se asentaron a comienzos del siglo XVI. Los portugueses se hicieron con su dominio en 1535, año en que se inició la colonización. A finales de esa misma centuria se fundó Madalena do Sabaúna, actual Marechal Deodoro. Muchos africanos de raza negra fueron traídos como esclavos para trabajar en las explotaciones azucareras. Entre 1630 y 1645, la región permaneció bajo ocupación neerlandesa. En 1630 se produjo en su suelo la mayor rebelión esclavista en la historia de Brasil, que condujo a la fundación en el interior de la república de Palmares (también conocida como la Troya Negra). Esta rebelión no fue sofocada hasta 1694, tras la intervención del ejército y de numerosos bandeirantes a sueldo. El territorio de Alagoas accedió en 1711 a la categoría de comarca. Ya en 1819 se constituyó la Capitanía de Alagoas, de la que Maceió pasó a ser la capital en 1839. Alagoas se transformó en un estado autónomo tras la proclamación de la república en 1889.