Nevada (Cordillera de)

    La cordillera de Nevada se encuentra en la parte occidental del estado norteamericano de California, entre la cadena Occidental, al oeste, y el valle Central, al este. Tiene una longitud de 400 kilómetros, los cuales se extienden entre el norte de Oregón y California y el desierto de Mohave. Su punto más alto es Mount Whitney, cuya cima se sitúa a 4.418 metros sobre el nivel del mar. La cordillera, llamada también Sierra Nevada, ha sufrido una erosión constante desde la época del pleistoceno. Al interior de la cordillera se encuentran diversos valles generados por el paso de ríos como el América, el Kern, el Merced, el Yuba, el Stanislaus y el Mokelumne, en donde es posible encontrar bases de granito y rocas de origen volcánico. Sin embargo, el elemento hidrológico más importante es el lago Tahoe, situado a más de 1.000 metros de altitud y con una extensión que supera los 200 kilómetros cuadrados. El clima es templado, aunque en invierno las temperaturas pueden descender por debajo de los –15 ºC. El periodo de lluvias se extiende entre los meses de noviembre y abril, llegando a registrarse más de 1.500 milímetros cúbicos anuales en las partes más altas, en donde se hallan también las nieves perpetuas. La vegetación está constituida por robles, pinos, encinas y diversas variedades de abetos. La fauna, por su parte, está representada por osos pardos, tejones, linces, marmotas, conejos y diversas variedades de aves; para la protección de estas especies, se ha creado el Parque Nacional de Yosemite. La región estuvo habitada por pueblos como los Miwok, Mono y Yakut, y su colonización se inició en el siglo XVIII. En el siglo XIX, el descubrimiento de ricos yacimientos auríferos atrajo a miles de personas, convirtiéndose la minería en la principal actividad de la zona.