Juan Fernández (Archipiélago de)

    El archipiélago de Juan Fernández es célebre por haber inspirado a Daniel Defoe el personaje literario de Robinson Crusoe.

    Juan Fernández se halla en aguas del océano Pacífico, a una distancia de unos 670 kilómetros del puerto chileno de Valparaíso. El archipiélago consta de dos islas principales: Robinson Crusoe (de 93 kilómetros cuadrados) y Alejandro Selkirk (de 85 kilómetros cuadrados)). La primera es también conocida con el nombre de Más a Tierra, y la segunda como Más Afuera. Al suroeste de Robinson Crusoe se halla el islote de Santa Clara, de cinco kilómetros cuadrados.

    Las islas, de naturaleza volcánica, se asientan sobre una cordillera submarina. La mayor altura de Robinson Crusoe, el pico El Yunque, es de 915 metros. Por su parte, la cima más alta de Alejandro Selkirk, el monte Los Inocentes, alcanza los 1.319 metros. El clima del territorio es subtropical lluvioso. Las precipitaciones son más abundantes en invierno, así como en las zonas altas. Existen numerosos endemismos vegetales. Sin embargo, la fauna nativa es prácticamente inexistente, quedando reducida a unas pocas especies de pájaros. Muchas aves nidifican en las islas.

    La mayor parte de la escasa población del archipiélago (unas 600 personas) se concentra en la localidad de San Juan Bautista, capital de la isla de Robinson Crusoe, en la bahía de Cumberland. Esta bahía y la de Padre, también en Robinson Crusoe, representan los únicos puertos naturales abrigados. Juan Fernández pertenece administrativamente a la región de Valparaíso. El turismo y la pesca de langostas suponen las principales actividades económicas desarrolladas en su suelo.

    Las islas fueron descubiertas hacia 1563 por el navegante español Juan Fernández, quien residió en ellas varios años. Tras su marcha, el archipiélago recibió visitas esporádicas como la realizada en 1704 por el marino escocés Alexander Selkirk, quien demandó al capitán de su barco que lo abandonara en la bahía Cumberland (al norte de la entonces conocida como Más a Tierra). Selkirk vivió en soledad durante cinco años, inspirando la novela de aventuras de Daniel Defoe Robinson Crusoe. Juan Fernández se convirtió en un dominio chileno a comienzos del siglo XIX. Desde entonces, el archipiélago ha sido utilizado como penal en muchas ocasiones.