Ártico

    El océano Glacial Ártico, ubicado alrededor del Polo Norte, es la extensión oceánica más pequeña del planeta.

    El océano Glacial Ártico o mar Ártico se extiende sobre una superficie acuática de más de catorce millones de kilómetros cuadrados en la región más septentrional de la Tierra. Dentro de él se incluyen, de este a oeste, diversos mares: el de Chukots, el de Siberia oriental, el de Laptev, el de Kara, el de Barents, el Blanco, el de Groenlandia y el de Beaufort. A veces se engloba también dentro de las aguas del Ártico a los mares de Bering y de Noruega.

    Una parte de las frías aguas árticas, las más cercanas al Polo Norte, permanecen heladas todo el año. El límite de los hielos permanentes viene marcado aproximadamente por la latitud de los 75º. La banquisa ártica se extiende en el invierno a todo el litoral septentrional de Norteamérica, toda la isla de Groenlandia a excepción del sur y el sureste, y todo el norte de Eurasia desde el estrecho de Bering hasta la península de Murmansk.

    El Ártico consta de dos cuencas principales divididas en cuatro más pequeñas por tres cordilleras submarinas transoceánicas. La cordillera central o de Lomonosov abarca desde la plataforma continental de la isla canadiense de Ellesmere hasta las islas de Nueva Siberia. Esta cordillera submarina divide el Ártico entre las cuencas de Eurasia y Amerasia. La primera de ellas está a su vez dividida por la cordillera Nansen en dos cuencas menores: la de Fram (sobre la que se halla el Polo Norte) y la de Nansen. La segunda, la de Amerasia, está también dividida en dos subcuencas (las de Makarov y la de Canadá) separadas por la cordillera Alpha. La mayor profundidad del océano es de 5.502 metros, aunque de media apenas llega a mil metros. Uno de los rasgos orográficos más característicos del Ártico es la gran extensión de la plataforma continental al este de su zona euroasiática, donde su anchura supera los 1.600 kilómetros.

    Focas, morsas, ballenas y numerosas especies de peces pueblan las aguas del Ártico, ricas en fitoplancton. En el litoral y en las zonas cubiertas de hielo viven poblaciones de osos polares, junto a zorros árticos y diversos tipos de aves.

    El navegante noruego Fridtjof Nansen fue en 1896 el primero en recorrer el océano Glacial Ártico. En 1969 se llevó a cabo el primer recorrido terrestre sobre la banquisa ártica, que llevó al británico sir Wally Herbert desde Alaska hasta el archipiélago noruego de Svalbard atravesando el Polo Norte.

    Este océano septentrional asiste en los últimos decenios a un progresivo deshielo de sus aguas como consecuencia del cambio climático global. El aumento registrado en las temperaturas terrestres ha traído consigo una contracción de la banquisa permanente del Ártico, cuyas aguas podrían quedar completamente libres de hielos en un futuro no muy lejano. Ello permitiría la apertura de nuevas rutas de navegación entre Norteamérica y Eurasia.