Melanesia

    Recibe el nombre de Melanesia un área geográfica situada en el cuadrante sudoccidental del océano Pacífico constituida por diversas islas. Las poblaciones melanesias, de tez oscura, recibieron este nombre en la antigüedad, pues fueron los griegos quienes utilizaron el color oscuro de la tez de los nativos como elemento caracterizador (melas se traduce como “negro”).

    En la actualidad, la Melanesia abarca un área total de 570.000 kilómetros cuadrados; está conformada por las islas Fiji o Viti, las Norfolk, las Salomón, las Bismarck, las Luisíadas, la Lealtad, de Altamirazgo, las Nuevas Hébridas (Vanuatu), Nueva Caledonia y Nueva Guinea, así como por el archipiélago de Santa Cruz. Sus límites geográficos son, al norte, la Micronesia; al sur, Australia; al este el océano Pacífico y al oeste Indonesia. Las islas presentan un origen variado, pues unas son la parte emergida de la plataforma continental y otras son de origen volcánico, razón por la cual la actividad sísmica en la región es intensa y constante. El relieve, por las mismas circunstancias, es muy heterogéneo, siendo la cúspide del monte Wilhelm, que se halla en Nueva Guinea, el punto más alto al situarse a 4.509 metros sobre el nivel del mar. El clima de la región es tropical, por lo que las temperaturas anuales rondan los 30 ºC y las lluvias son muy abundantes, especialmente entre los meses de diciembre y abril. La vegetación está constituida, en las regiones meridional y central, por amplias sabanas, mientras que en el norte abundan las selvas con vegetación tropical. La fauna, por su parte, está integrada por diversas especies propias de uno y otro medio.

    La población indígena está constituida por tres grupos principales: los pigmeos, los melanesios y los papúes, cada uno de los cuales, a su vez, está integrado por distintas etnias aglutinadas en torno a una variante dialectal determinada; junto a ellos conviven minorías de chinos, árabes y europeos. El inglés es la lengua oficial de todas las islas con excepción de Nueva Caledonia, en donde se ha establecido el francés. La mayoría de las poblaciones indígenas mantienen sus formas de organización social y producción económica tradicionales, por lo que la agricultura, centrada en los productos tropicales como el café, la caña de azúcar, el coco, el caucho y el cacao, y la pesca son los principales pilares de la economía. Los primeros pobladores de la región fueron los papúes, a quienes siguieron los melanesios en el tercer mileno antes de Cristo. Álvaro de Mendaña en 1567 fue el primer español en navegar por la zona; a él le siguieron los portugueses Pedro Fernández de Quirós (1606) y Luis Vaes de Torres (1607).