Grandes Antillas

Mapa de la región caribeña en el que se aprecia el conjunto formado por las Grandes Antillas.

Conjunto de islas situado en el mar Caribe y compuesto por Jamaica, Cuba, La Española y Puerto Rico. Cada una de ellas se identifica con el país homónimo salvo La Española, dividida entre Haití y República Dominicana.

Isla de Jamaica

Jamaica aparece como una formación montañosa que recorre la isla de este a oeste. Hacia occidente se ubica un altiplano calcáreo y hacia oriente un macizo cristalino, las Montañas Azules, cuya principal altura es el Monte Azul, que alcanza los 2.256 m. Su clima es tropical y cálido durante todo el año. Mientras que las llanuras sureñas de Jamaica son más bien áridas, la vertiente septentrional se caracteriza por tener un clima muy húmedo.

Las abundantes lluvias favorecen el crecimiento de una exuberante vegetación. Existen más de 200 especies de plantas con flores y entre los árboles autóctonos se cuentan el cedro, el palo de rosa, la majagua, la caoba, el campeche, el ébano, la palmera sabal, la palmera de coco y el pimentero (pimienta de Jamaica).

También se cultivan las variedades introducidas por el hombre, como el mango, el bananero, el árbol de pan y el llantén. Jamaica es el principal extractor mundial de bauxita y uno de los mayores productores caribeños de ron. La fauna jamaicana, similar a la de todas las Antillas, es abundante en papagayos, cucos y colibríes.

Isla de Cuba

La isla de Cuba, la mayor del Caribe, se extiende de este a oeste a lo largo de 1.250 km desde el cabo de San Antonio hasta Punta Quemado. Una cuarta parte de la isla está formada por montañas y colinas, y el resto por terrenos llanos. Las áreas montañosas se reparten de forma dispersa a través de la isla, sobre todo en los extremos oriental y occidental, y no proceden de una cordillera central.

Las principales cadenas montañosas son el macizo de Guamuhaya o sierra del Escambray, la cordillera de Guaniguanico y la sierra Maestra. Esta última, ubicada en el sudeste del país, es la de mayor altitud y extensión, y en ella se encuentra el pico Turquino (1.974 m), el más alto de Cuba.

La línea de costa de Cuba es extremadamente irregular y está formada por numerosos golfos y bahías, como el golfo de Batabanó y el de Guacanayabo. Su longitud total es de unos 3.740 km. La isla cuenta con excelentes y abundantes puertos naturales. Los más notables son los de La Habana, Cárdenas, Matanzas y Nuevitas en la costa norte, y Guantánamo, Santiago de Cuba y Cienfuegos en la costa sur. La mayor parte del suelo de la isla es relativamente fértil.

Un elemento natural característico de la isla lo constituyen las cuevas formadas en rocas calizas. La mayor parte de los ríos de Cuba son de escasa longitud. Los principales son Cauto, Zaza y Sagua la Grande.

En la isla de Cuba, las temperaturas se mantienen generalmente altas con valores medios anuales que oscilan entre 24 y 26 °C y sólo se recogen magnitudes inferiores a 20 °C en las partes más elevadas de la sierra Maestra. La temporada de noviembre a abril es menos calurosa, mientras que los meses de mayo a octubre registran las temperaturas más altas.

La variación diaria de la temperatura es mayor que la anual y la humedad relativa media es alta, con promedios cercanos al 80%. Las zonas más húmedas son las regiones occidental y central, junto con los principales núcleos montañosos. Los ciclones tropicales, fenómeno natural común a todo el Caribe, suelen afectar a la isla de Cuba desde junio hasta noviembre. Los más peligrosos se forman en octubre en el Caribe occidental y suelen afectar a Cuba cada dos años.

La flora cubana tiene más de 6.500 especies, de las cuales aproximadamente la mitad son endémicas, valores superiores al resto de las Antillas. Por tanto, Cuba es el principal polo de diversidad vegetal en el Caribe insular. La especie vegetal más utilizada en Cuba es la caña de azúcar que, junto a la palma real, constituyen los elementos florales más característicos de Cuba.

Otras especies han sido introducidas desde diferentes partes del mundo. Tal es el caso de plantas medicinales como el mastuerzo y la albahaca morada, árboles como la casuarina y el eucalipto y diversas especies florales ornamentales.

Entre la variedad de animales de la isla de Cuba destacan especies de diminuto tamaño como la rana Eleuterodactylus iberia, el murciélago mariposa y el zunzuncito, una de las aves más pequeñas del mundo, así como distintas especies del género Polymita, considerados como los más bellos moluscos terrestres. Especies endémicas son también el cocodrilo rombifer, el almiquí y el manjuarí, considerados fósiles vivientes.

Cuba es una sociedad multirracial con una población mayoritariamente blanca pero con una importante población mestiza de origen africano. Las principales industrias cubanas son el turismo y la producción ganadera, de tabaco y caña de azúcar. Territorio español hasta 1898, desde 1962 el sistema político de Cuba es de corte socialista con una economía dirigida. Desde la caída de la Unión Soviética, el país ha quedado muy aislado del exterior y ha de hacer frente a duras sanciones económicas impuestas por el gobierno de los Estados Unidos.

Isla de La Española

La isla de La Española, la mayor del Caribe después de Cuba, aloja a dos países: al oeste se sitúa Haití y al este la República Dominicana, compartiendo una frontera de 360 km. Con un territorio escarpado y montañoso, Haití tiene su punto más elevado en Chaine de la Selle, a 2.680 m, y no cuenta con ríos navegables. El lago más grande es el Saumâtre, una extensión de agua salada ubicada en la región sur.

La República Dominicana posee un territorio de cerca de 48.440 km2, unos dos tercios de la isla de La Española. Su punto más alto es el pico Duarte (3.175 m) y entre los escasos ríos los más importantes son el Yaque del Norte y el Yaque del Sur.

La isla de La Española tiene un clima predominantemente tropical con lluvias muy abundantes (1.181 mm anuales) y una temperatura media entre 25 y 30°C. La estación lluviosa abarca de mayo a noviembre y, debido a sus lluvias torrenciales, durante esta época se sufren numerosos movimientos de tierra.

Como el resto de las Antillas, la isla se ve expuesta a ciclones y fuertes tormentas tropicales desde junio hasta octubre. Las inundaciones ocasionales se alternan con las sequías periódicas, agravadas por una deforestación extensa (gran parte de la vegetación está siendo eliminada para la agricultura y usada como combustible) que provocan la erosión del terreno y la falta de fuentes de agua potable.

Isla de Puerto Rico

La isla de Puerto Rico está cubierta de montañas en un 40% de su superficie. Las principales son la cordillera Central, que divide a la isla en dos partes, la sierra de Luquillo y la sierra de Cayey. La parte más elevada de la isla se halla en el cerro La Punta, en la cordillera Central, con una altura de 1.339 m. El resto de la isla está cubierto por colinas y llanuras, principalmente en la región costera del norte.

A poca distancia de la costa norte, la fosa marina de Puerto Rico es la más profunda del Atlántico, con 9.129 m. La isla de Puerto Rico se compone de material volcánico y plutónico de los periodos cretácico y eoceno cubierto posteriormente por rocas sedimentarias. Las rocas más antiguas de la isla se localizan en Sierra Bermeja, al sudoeste de la isla.

Estas rocas representan parte de la corteza oceánica y podrían haberse trasladado desde el área del Pacífico hasta su lugar actual en el Caribe. Puerto Rico esta enclavada en la frontera de las placas tectónicas del Caribe y de Norteamérica. Esto quiere decir que la isla actualmente está siendo deformada por los esfuerzos creados en esta frontera. Estas fuerzas pueden causar sismos y maremotos acompañados de deslizamientos de tierra.

La costa norte puertorriqueña es húmeda y verde. Sin embargo, la costa sur es propicia para los cactus, la yuca y el maguey, que crecen en un paisaje semidesértico. Hacia el noroeste, el terreno se caracteriza por sus colinas verdes, grutas y barrancos. El sistema cárstico del río Camuy es uno de los más extensos del hemisferio norte. En el sudoeste, los manglares han creado un singular sistema de canales.

Puerto Rico cuenta con veinte reservas forestales. De ellas, la más importante es El Yunque, donde llegan a registrarse más de 370.000 millones de litros de agua de lluvia cada año. Así se crea una frondosa selva en la que habitan numerosas especies de plantas y árboles. El bosque de Guajataca y el bosque nacional de Guánica, una variedad de bosque seco con gran número de especies de aves, son otras reservas importantes.