COMECON

    Organismo económico creado en 1949 con el fin de coordinar el desarrollo económico de los países comunistas, sobre todo europeos. El COMECON (acrónimo de la traducción inglesa de Council for Mutual Economic Assistance), también conocido como Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), fue una iniciativa de la Unión Soviética para combatir el Plan Marshall de Estados Unidos y la economía capitalista. Su momento de mayor auge fue en la década de 1970, aunque su importancia decreció considerablemente desde entonces. El derrumbe de la URSS originó su desaparición en 1991.

    En enero de 1949, la URSS, Polonia, Hungría, Bulgaria, Checoslovaquia y Rumania crearon un organismo económico propio, el CAME, con el fin de favorecer el crecimiento de sus economías. Un mes más tarde entró Albania (que fue expulsada en 1961) y, en 1950, ingresó la República Democrática de Alemania (RDA). Posteriormente, en 1962, se unió Mongolia, en 1972 Cuba y en 1978, Vietnam del Norte. Al mismo tiempo, países como Yugoslavia, Angola y Etiopía firmaron acuerdos preferenciales con el CAME. A partir de 1973, se establecieron acuerdos de cooperación con países no comunistas como Finlandia, México e Iraq.

    El principal órgano ejecutivo del COMECON era el Consejo, formado por representantes de cada país miembro, que se reunía anualmente. También había un Comité Ejecutivo y una Secretaría, con sede en Moscú. En sus primeros años de existencia (entre 1949 y 1953), este organismo estuvo dedicado a incrementar el comercio bilateral, pero desde 1955 se dedicó a promocionar la especialización económica de los países integrantes. Igualmente, el CAME estableció un sistema de precios diferentes (más bajos y con un sistema de compensaciones) al del mercado mundial, como, por ejemplo, el petróleo y el gas. En 1963, se creó el Banco Internacional para la Cooperación Económica con la idea de financiar la investigación de proyectos conjuntos entre dos o más países. En 1971, se fundó el Banco Internacional de Inversión, que se encargaba de otorgar préstamos para el desarrollo y la puesta en marcha de importantes proyectos como la promoción minera, la construcción de centrales nucleares, oleoductos e industrias de alta tecnología.

    A partir de 1989 los rápidos cambios sucedidos en la Unión Soviética y en el resto de países comunistas determinaron el fin del CAME, que se disolvió en 1990.