Ayers Rock

    Ayers Rock, también conocido como Tolmo Uluru, es un gigantesco monolito de arenisca roja con casi 9 kilómetros de diámetro y 350 metros de alto que se yergue en medio del desierto del Parque Nacional Uluru, en la zona norte de Australia. A los monolitos de estas características también se les conoce como monadnock, nombre que se utiliza para designar restos montañosos que, habiendo formado parte de un sistema montañoso en su origen, han resistido a la fuerza del viento y al fenómeno de la erosión, erigiéndose como únicos vestigios de una cadena rocosa.

    En la base de este tolmo hay numerosas cuevas cubiertas de pinturas ancestrales cuya función se desconoce, y que reproducen temas relacionados con la fecundidad, ritos de iniciación o que hacen referencia al Tiempo del Sueño, nombre que utilizan los aborígenes de la región para designar el momento de la creación, cuando creen que se originó esta formación, considerada un milagro. Hay un grupo de pinturas con carácter sagrado para las mujeres y otro grupo dedicado a los hombres, lo que parecen ser pequeños templos de acceso permitido para un sexo y recintos prohibidos para el otro. Estas pinturas rupestres representan sorprendentes imágenes a base de colores puestos unos encima de otros y en las que unas formas se pintan encima de las huellas de otras de una época anterior. Esta técnica de superposición, que también se puede observar en las pinturas rupestres europeas, parece tener un carácter simbólico-ritual. Sin embargo, los aborígenes dan una explicación muy diferente y creen que son imágenes creadas por estafadores para ocultar las originales pintadas en el Tiempo del Sueño.