Unión Cívica Radical (UCR)

    Unión Cívica Radical.

    Partido político argentino que desde finales del siglo XIX representó el reformismo opuesto a las oligarquías conservadoras, que mantendría su principal rasgo de identidad a lo largo de su ya extensa historia sobre la base del apoyo de las clases medias y obreras.

    Fundada por Leandro N. Alem en 1891, a la muerte de éste en 1896 la UCR pasó a ser liderada por Hipólito Irigoyen, elegido presidente en 1916. Sucedido por su correligionario Marcelo T. Alvear entre 1922 y 1928, el radicalismo sería el principal referente político en Argentina hasta la aparición del justicialismo, encarnado en la figura de Juan Domingo Perón, ya en la década de 1940.

    En el decenio siguiente se produjo una escisión como consecuencia de la cual Ricardo Balbín fundó la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP), separada de la mayoritaria Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI). Esta fracción accedió al poder en 1958 representada por Arturo Frondizi, depuesto por un pronunciamiento militar en 1962. Al año siguiente alcanzó la presidencia el candidato de la UCRP Arturo Illia, destituido también por el alzamiento del general Juan Carlos Onganía, en 1966.

    En 1983, después del gobierno de las juntas militares que desde 1973 gobernaron dictatorialmente en Argentina, el radical Raúl Alfonsín accedió a la jefatura del Estado como presidente de la recuperada democracia.

    La grave crisis económica de los últimos años de su mandato determinó que, en 1989, la presidencia pasara a manos del peronista Carlos Saúl Menem. El radicalismo regresó al poder tras la victoria en 1999 de la coalición Alianza, integrada por la Unión Cívica Radical y el Frente del País Solidario (Frepaso) y encabezada por el radical Fernando de la Rúa.

    Su mandato concluyó en 2001, cuando se vio obligado a dimitir tras el grave deterioro socioeconómico desencadenado por la congelación de depósitos bancarios, crisis conocida como el Corralito. A pesar de los problemas internos surgidos a raíz de la dimisión de La Rúa, que amenazan incluso la propia supervivencia del partido, la UCR mantuvo durante la segunda mitad de la década de 2000 las gobernaciones de varias provincias y una minoritaria representación parlamentaria.