Continente

    Aunque su definición precisa es "gran masa de tierra, continua, discreta y rodeada de agua", en la práctica, sin embargo, la división de los continentes se realiza por convenio más que ateniéndose a criterios ideales. Lo prueba el hecho de que a la hora de separar en continentes las porciones de tierra del planeta, se incluyan también las islas y, en algunos casos, las plataformas continentales, sumergidas bajo los océanos, y también que algunos continentes, como Asia y Europa, no se hallen separados entre sí.

    Ni siquiera existe un acuerdo unánime acerca del número de continentes. La división clásica engloba cinco, a los que hay que sumar la Antártida, que se encuentra deshabitada. Estos seis continentes son:

    África. Limita al norte con Europa, a través del estrecho de Gibraltar, y se prolonga hacia el sur hasta el cabo de Buena Esperanza.

    América. Separada de Asia por el estrecho de Bering, se divide a su vez en dos subcontientes: América del Norte, que incluye también a Centroamérica, y América del Sur; la separación puede ubicarse en la frontera entre Panamá y Colombia.

    Europa. Se extiende desde la península ibérica hasta la cordillera de los Urales.

    Asia. Desde la cordillera de los Urales hasta el estrecho de Bering.

    Oceanía. Situado al sureste de Asia, entre los océanos Índico y Pacífico.

    Antártida. Situado en torno al polo sur.

    Algunos autores, sin embargo separan América en dos continentes, mientras que otros no consideran la Antártida como continente, y hay quienes engloban Europa y Asia en uno único, denominado Eurasia.

    Desde el punto de vista de la geología, los continentes se extienden más allá de sus costas y abarcan tanto las islas que los rodean como las plataformas continentales, en la medida que éstos son partes estructurales de los mismos.