Falla

    Topografía de los Alpes neozelandeses en los que se puede apreciar la línea de falla.

    Fractura plana en una roca que aparece en la corteza terrestre a causa de las tensiones tectónicas. Como consecuencia de éste, una porción del terreno se desplaza respecto a la otra, pudiendo alcanzar tales desplazamientos notables dimensiones. La suma de desplazamientos verticales pequeños y graduales llega a conducir al cabo de largo tiempo a la elevación de cordilleras. Por otro lado, un desplazamiento repentino, producido cuando las tensiones tectónicas superan la capacidad de resistencia de las rocas, es fuente habitual de terremotos. Estas últimas fallas se conocen como sísmicas. La falla más famosa de este tipo es la de San Andrés, en California, responsable de numerosos terremotos en la zona, como el que sacudió la ciudad de San Francisco en 1905, con una intensidad de 8,2 grados. Por otro lado, las fallas de desplazamientos graduales reciben la denominación de asísmicas o reptantes.

    Las fallas se componen de un plano de falla, constituido por la superficie de fractura sobre la que se deslizan los bloques rocosos; de un labio levantado o superior, y de un labio hundido o inferior. A la hora de describir una falla son necesarios los datos de su dirección, o ángulo que forma la horizontal contenida en el plano de falla con el eje norte-sur; el buzamiento, o ángulo de inclinación del plano de falla, y el salto, o distancia entre un punto de un labio de falla y el punto correspondiente del mismo estrato rocoso situado en el otro labio.

    Las fuerzas causantes de las fallas pueden ser de diversos tipos, lo que conduce a clasificar las fallas en: inversas, cuando la fuerza comprime los dos bloques de terreno, haciendo que une se eleve respecto al otro; normales, si la fuerza tiende a separar ambos bloques; de desgarre, si la fuerza actúa en dirección horizontal y paralela al plano de falla, lo que causa un desplazamiento lateral entre los labios, y que es el tipo de falla habitual en los límites transformantes de las placas litosféricas, y por último rotacionales, en las que los bloques basculan alrededor de un punto fijo.