Clima polar

    Tipo de clima cuyo rasgo más representativo es la ausencia de temperaturas medias superiores a los 10 ºC, lo que hace que las regiones de clima polar carezcan de verano propiamente dicho. La humedad relativa del aire es muy escasa, las precipitaciones se hallan casi ausentes y el viento es muy intenso, por lo que en conjunto se puede calificar como un clima extremo.

    Se distinguen dos tipos de clima polar: la tundra y el polar propiamente dicho. En el primero de ellos existe al menos un mes al año en que la temperatura media se halla por encima de la de congelación, mientras que en el segundo la temperatura permanece por debajo de los 0 ºC durante todo el año. En la clasificación climática de Köppen al clima polar le corresponde la denominación EF (polar-hielo). Las regiones con este clima se encuentran desprovistas de vegetación y cubiertas por una capa de hielo permanente o casi permanente.

    El clima polar aparece en la Antártida (donde se llega a temperaturas inferiores a los -70 ºC), Groenlandia, en el norte de Eurasia, en el extremo sur de Sudamérica y en islas subantárticas como las Shetland y las Falkland. Se ha descubierto que otros planetas al margen de la Tierra también disponen de este clima, como sucede con Marte. Por otra parte, aunque en algunas cumbres montañosas, en diversas latitudes, se dan también temperaturas muy bajas a lo largo de todo el año, en estos casos el clima no se califica de polar sino que pertenece a un tipo diferente: de montaña.