Conjunción

    Tipo de palabra cuya función es servir de nexo entre otros elementos. Nunca pueden aparecer solas en la oración, y son invariables, es decir, que no presentan cambios de ningún tipo. Algunas conjunciones pueden enlazar palabras y sintagmas (“ Álvaro y Arancha ” , “ el pingüino o pájaro bobo ” ), pero todas tienen la capacidad de unir oraciones entre sí, de diversas maneras y con distintos significados (“ iré y jugaré ” , “ no quiero postre sino que prefiero café ” , ” dime si vas a venir ” , ” creo que vendrá hoy ” , “ me lo preguntó porque no lo sabía ” …).

    Gracias a las conjunciones, un texto puede expresar coherentemente las ideas que se propone comunicar, de manera que las relaciones entre las oraciones sean evidentes y lógicas. Las conjunciones no desempeñan ninguna función sintagmática o sintáctica específica: no constituyen sintagmas propios y se mantienen fuera de la estructura de sujeto y predicado de las oraciones que relacionan.

    Las conjunciones pueden clasificarse en dos grandes grupos, según los elementos que enlazan y las relaciones que mantienen estos elementos entre sí: las conjunciones coordinantes y las subordinantes. Las conjunciones coordinantes pueden unir palabras (“ quiero café y té ”), sintagmas (“ quiero un café solo y un té rojo ” ) y oraciones ( “ ahora quiero un café solo y más tarde pediré un té rojo ”); los elementos unidos de esta manera tienen las mismas características y se encuentran al mismo nivel. Las conjunciones subordinantes solo pueden unir oraciones, y en todos los casos existe una oración que depende de otra; se produce una subordinación del elemento que aparece detrás de la conjugación (“voy porque quiero ” , “ quiero que vengas ” , “ dime si han llegado ya ”).

    Las conjunciones pueden clasificarse en dos grandes grupos, según los elementos que enlazan y las relaciones que mantienen estos elementos entre sí: las conjunciones coordinantes y las subordinantes.Las conjunciones coordinantes pueden unir palabras (“ quiero café y té ”), sintagmas (“ quiero un café solo y un té rojo ” ) y oraciones ( “ ahora quiero un café solo y más tarde pediré un té rojo ”); los elementos unidos de esta manera tienen las mismas características y se encuentran al mismo nivel.Las conjunciones subordinantes solo pueden unir oraciones, y en todos los casos existe una oración que depende de otra; se produce una subordinación del elemento que aparece detrás de la conjugación (“voy porque quiero ” , “ quiero que vengas ” , “ dime si han llegado ya ”).