Erosión fluvial

    Se denomina erosión fluvial al proceso en virtud del cual los ríos desgastan el terreno por el que circulan y arrastran los materiales arrancados hasta grandes distancias.

    Partes de un río y efecto sobre el terreno circundante.

    Los parámetros que condicionan la labor de un río como agente modelador del terreno son la carga, la capacidad y la competencia, los cuales dependen a su vez de la velocidad y el caudal del curso de agua. La carga es la cantidad de sustancias que porta consigo un río. Su medición se realiza en un periodo de tiempo y un tramo del curso determinados.

    Esta magnitud se divide en carga de fondo, referida a las partículas pesadas arrastradas por el fondo del cauce; carga en suspensión, consistente sobre todo en arcillas, y carga en disolución, que abarca a los materiales disueltos. La capacidad de carga es un valor teórico. Representa la capacidad máxima de carga que un río podría alcanzar. Finalmente, la competencia es el tamaño máximo de las partículas que el río es capaz de separar del fondo de su cauce.

    La relación entre los valores de carga y capacidad de carga da lugar a tres situaciones distintas, correspondientes a los tres pasos del proceso de deformación del paisaje. Cuando el valor de la carga es inferior al de la capacidad, la corriente aún puede incorporar nuevos materiales, tomados del fondo y las riberas. Es en este caso cuando tiene lugar la acción erosiva: el río separa fragmentos del terreno y los arrastra consigo.

    Si la carga es igual a la capacidad, se produce una situación de equilibrio; el río ha alcanzado su límite, ya no puede portar más materiales, pero tampoco existen nuevos aportes por parte del terreno. En tal situación lo que impera es el transporte de los sedimentos curso abajo.

    Por último, el valor de la carga puede llegar a superar al de la capacidad, es decir, la cantidad de sedimentos presentes en el río supera a la que éste es capaz de transportar. En consecuencia, el río se libera de estos sedimentos. Tiene lugar así la sedimentación. Los tres casos descritos se corresponden con las distintas zonas del trazado de los ríos: curso alto (erosión), curso medio (transporte) y curso bajo (sedimentación).