Alejandro II

    Alejandro II (1818-1881), zar de Rusia, de la dinastía Romanov. Inició un amplio programa de reformas en los primeros años de su reinado que luego derivó en una política autoritaria y paneslavista.

    Alejandro Nicolaievich nació el 29 de abril de 1818 en Moscú (Rusia). Alcanzó el trono en 1855 al morir su padre el zar Nicolás I, comenzando su reinado con las últimas fases de la guerra de Crimea (1854-1856) y una paz poco favorable para los intereses rusos en el Tratado de París. Una vez acabado este conflicto, Alejandro II adoptó una política más bien liberal que se tradujo, por ejemplo, en la abolición de la servidumbre en 1861, lo que benefició a más de 30 millones de siervos, y en la concesión de cierta autonomía a las asambleas provinciales (Zemstvos). También introdujo reformas y medidas modernizadoras en varios campos, como en el de la justicia, la administración, la enseñanza, la economía y las comunicaciones, constituyendo una de las más llamativas la decisión de vender las posesiones rusas en América (la actual Alaska) a los Estados Unidos.

    Pero la sangrienta sublevación de los polacos en 1863, duramente castigada, llevó a Alejandro II a adoptar un discurso más nacionalista, paneslavista, autoritario y represivo. Así, promovió la expansión rusa por el Asia central, lo que le llevó a avivar la tensión con Gran Bretaña sobre todo por el control de Afganistán. Igualmente, apoyó a los pueblos eslavos de los Balcanes sometidos por el imperio turco, lo que se tradujo en una declaración de guerra contra los turcos en 1876.

    A pesar de los éxitos militares, sus deficiencias en el plano político despertaron las críticas entre la nobleza y clases populares. Durante su reinado, los grupos revolucionarios extremistas, entre ellos Libertad del Pueblo, intentaron asesinarlo en varias ocasiones, como en 1866, 1876 y 1879, lo que finalmente consiguieron el 13 de marzo de 1881 en San Petersburgo.