Antonio Nariño

    Antonio Nariño (1765-1823), político y escritor colombiano. Introductor de las ideas ilustradas en el Virreinato de Nueva Granada, fue uno de los intelectuales que proporcionaron el soporte ideológico para la lucha de emancipación frente a España. Ocupó diversos cargos en los sucesivos órganos políticos independentistas que surgieron durante el proceso de liberación colombiana.

    Nacido en Santafé de Bogotá (Colombia) el 9 de abril de 1765, en el seno de una prestigiosa familia criolla, Nariño cultivó su acervo intelectual desde joven, y ya en 1793 tradujo e imprimió la declaración de derechos del hombre para distribuirla clandestinamente. Sus ideas ilustradas y proclives a la independencia lo llevaron a la cárcel y el exilio en diversas ocasiones hasta 1810.

    Dentro del movimiento independentista, Nariño fue destacado representante de la facción centralista, opuesta a la solución que concebía una organización federal de los distintos territorios que fuesen liberados del poder español. En 1811, Nariño fue nombrado presidente del departamento de Cundinamarca, y promulgó una constitución en la que se establecía un sistema republicano y se declaraba la independencia absoluta con respecto a España. La pugna entre las concepciones centralista y federalista dividió a los patriotas y terminó en enfrentamientos armados, de los que Nariño resultó vencedor en 1813. Sin embargo, la suerte le fue adversa al año siguiente en la lucha contra las tropas virreinales, siendo derrotado y capturado por éstas en la batalla de Pasto y enviado preso a España.

    A raíz del pronunciamiento liberal de Rafael del Riego en la península, Nariño fue puesto en libertad y se le permitió regresar a Colombia en 1821. Simón Bolívar lo nombró vicepresidente provisional del congreso de la Gran Colombia, pero Nariño perdió relevancia política ante la figura de Francisco de Paula Santander. Durante algún tiempo más disfrutó del cargo de senador, aunque su delicada salud le llevaría pronto a retirarse, falleciendo poco después en la villa de Leiva.