Baljash

    El lago Baljash o Balkash se encuentra en Asia Central, en la zona oriental de Kazajstán y a 966 kilómetros al este del mar de Aral.

    Ubicado a unos 340 metros sobre el nivel del mar, presenta dos zonas claramente diferenciadas: la parte occidental es amplia y poco profunda y su agua dulce es apta para el consumo humano, mientras que la zona oriental es más estrecha y profunda (alcanza los 26 metros de profundidad) y sus aguas tienen un alto contenido en sal. Las dos partes están unidas por el angosto estrecho de Uzynaral, de apenas 6 metros de profundidad. La longitud del lago es de algo más de 600 kilómetros de este a oeste.

    El caudal del lago, así como su extensión, presentan grandes variaciones. Así, en periodos de sequía el lago puede tener alrededor de 16.000 kilómetros cuadrados, mientras que cuando hay abundancia de precipitaciones llega a alcanzar los 19.000 kilómetros cuadrados. El nivel de agua también varía, con diferencias que llegan a los 3 metros.

    La temperatura media anual del lago es de unos 10 ºC y su superficie suele estar helada desde finales del mes de noviembre hasta la primavera.

    El río Ili constituye el principal aporte de agua del lago Baljash (un 75% del total). Proviene del sur y desemboca en la parte occidental del lago. La zona oriental es alimentada por ríos mucho menos caudalosos, como el Lepsa o el Karatal. Esto provoca un flujo continuo de agua de la zona occidental a la oriental.

    En 1970 se abrió en el río Ili la central hidroeléctrica de Kaptchagayskoye, lo que redujo su caudal en dos tercios. En las dos décadas siguientes el nivel del lago descendió más de dos metros y la proporción de sal de sus aguas aumentó (y sigue aumentando) de forma considerable. Este hecho, unido a la polución de las industrias colindantes, sobre todo minas de cobre, ha provocado un grave deterioro del hábitat de la rica fauna que habitaba el Baljash.