Lena

    Con 4.400 kilómetros de longitud, el Lena es el décimo río más largo del mundo y el mayor de Siberia.

    Nace en los montes Baikal, junto al lago del mismo nombre, y desemboca en un gran delta en el mar de Laptov, en el océano Glacial Ártico.

    El río, sobre todo en su curso bajo, permanece helado gran parte del año. Su régimen es sobre todo nival y sus aguas proceden en un 95% del deshielo de las nieves, por lo que en primavera se producen frecuentes desbordamientos, ya que hay grandes zonas que siguen heladas.

    La cuenca del Lena ocupa una extensión de 2.490.000 kilómetros cuadrados sobre un terreno de una gran riqueza, debido principalmente a la explotación forestal y minera (sobre todo oro, carbón y gas natural).

    En su primer tramo, desde su nacimiento hasta que se le une el río Vitim, el Lena transcurre por un profundo valle en los montes Baikal. En su curso medio, desde el Vitim hasta el río Aldan, otro de sus tributarios, el valle se amplía y el Lena gana profundidad y anchura, hasta llegar a tener más de 1.500 metros. Hacia el final de este tramo, el río vuelve a transcurrir por un valle estrecho, cuyas escarpadas paredes de piedra caliza de caprichosas formas hacen del lugar una atracción turística. Dos de los principales afluentes del Lena se unen a él también en el curso medio, el Gran Chuya y el Nyuya. Más allá del Aldan, el río entra en las tierras bajas de Yakut. En este último tramo, el Lena recibe a otro importante tributario, el Vilyuy, y se ensancha formando islas y lagos pantanosos hasta formar el delta.

    La gran longitud del río y su ubicación hacen que a lo largo de su recorrido las temperaturas puedan oscilar entre los -70 o -60 ºC en enero y los 20 ºC en julio.