Obi (Río)

    Formado por la confluencia de los ríos Biya y Katun, que nacen en los montes Altai, el río Obi, también llamado Ob, es uno de los más grandes de Asia. Tiene una longitud de 3.650 kilómetros, aunque teniendo en cuenta su principal tributario, el Irtish, la longitud resultante es de 5.410 kilómetros.

    La cuenca del Obi, con 2.990.000 kilómetros cuadrados, se extiende por toda Siberia occidental (Rusia) y el norte de la república de Kazajstán.

    Tiene un caudal de 12.700 metros cúbicos por segundo, y llega a alcanzar en su curso bajo los cuatro kilómetros de anchura.

    Tras su unión, a la altura de la ciudad de Jantí-Mansíisk, con el Irtish, el río se divide en Peregrebnoie en dos corrientes paralelas, llamadas Gran Obi y Pequeño Obi. Después de la localidad de Salejar estas dos corrientes vuelven a unirse en un único cauce hasta su desembocadura en el golfo de Obi, en el mar de Kara (océano Glacial Ártico).

    En la cuenca del Obi los veranos son cortos y cálidos y los inviernos largos y muy fríos. Las temperaturas en enero van desde los -28 ºC en la desembocadura hasta los -16 ºC en la zona más meridional. En el mes de julio, las temperaturas en los mismos lugares oscilan entre los 4 y los 20 ºC.

    La mayor parte del caudal del Obi proviene del deshielo. El río suele estar helado desde finales de octubre hasta abril, cuando comienza el deshielo y, con él, las inundaciones en las zonas ribereñas, ya que los pedazos de hielo son arrastrados por la corriente y forman diques.

    El Obi es una importante vía de comunicación para la Siberia occidental, aunque la navegación es imposible cuando está cubierto de hielo. Se transportan por él grandes cantidades de mercancías, sobre todo madera y cereales.

    En la cuenca del Obi la industria y la agricultura están muy desarrolladas. Las principales ciudades y centros industriales de la zona son Omsk, Novosibirsk y Barnaul.