Ganges

    Baño ritual de purificación en las aguas del río Ganges

    El Ganges es, para los hindúes, uno de los ríos sagrados de la India, que simboliza la salud, la prosperidad y, sobre todo, la purificación de los pecados.

    Con una longitud de 2.510 kilómetros, atraviesa la India y Bangladesh, donde recibe el nombre de Padma. Su cuenca, que se extiende entre el Himalaya y los montes Vindhya, ocupa una superficie de 975.000 kilómetros cuadrados.

    Nace a 4.500 metros de altitud, al sur del Himalaya, en Devaprayag, en el estado indio de Uttar Pradesh, en la confluencia de dos torrentes de origen glaciar, el Bhagirathi y el Alaknanda.

    En su curso alto fluye con gran velocidad a través de profundas gargantas y formando rápidos y saltos. Más adelante entra en la llanura indogangeática y pasa por las ciudades de Kanpur, Allahabad, Benarés, Patna y Bhagalpur. Después se dirige hacia el sur, dividiéndose en dos brazos, el Padma y el Hooghly. El brazo más grande es el primero, que atraviesa Bangladesh y se une con el río Brahmaputra a 225 kilómetros de su desembocadura. A partir de ese punto el curso del río se divide en numerosos canales, formando el delta más grande del mundo en el golfo de Bengala. El principal de estos canales llega hasta el gran estuario de Meghna.

    El otro brazo, el Hooghly, desemboca junto a la ciudad india de Calcuta. La ciudad y sus suburbios se extienden a lo largo de 80 kilómetros a lo largo de ambas orillas del Hooghly. Esta aglomeración urbana es uno de los centros comerciales e industriales más grandes de toda la India.

    Amanecer en el río Ganges

    Los principales afluentes del Ganges nacen en el Himalaya, y son el Ghaghara, el Gandak, el Kosi y el Yamuna.

    El final del curso del Ganges, al igual que el de los tributarios que se le unen a la altura del delta, ha cambiado considerablemente en los últimos 250 o 300 años. El curso del Brahmaputra a la altura de la ciudad de Mymensing, por ejemplo, fluye ahora a 64 kilómetros de donde lo hacía antaño.

    El delta se extiende hasta cubrir unos 60.000 kilómetros cuadrados de extensión. Está compuesto de capas de arcilla, arena, turba y lignito, en zonas que antes fueron bosques.

    La zona meridional del delta está formada por grandes cantidades de cieno acumulado en época relativamente reciente. La deforestación del curso alto del Ganges ha provocado un aumento tanto de las inundaciones como de la sedimentación en el delta del río. Esto hace que cada año las inundaciones en esta zona sean más devastadoras.

    El Ganges es de régimen nival y pluvial, y su caudal y el de sus tributarios provienen del deshielo de las nieves, que se produce entre los meses de abril y junio, y también de las lluvias monzónicas. En la estación lluviosa, entre julio y septiembre, los monzones provocan numerosas crecidas del río y gran parte de la región del delta se inunda. Numerosas aldeas y granjas, construidas sobre capas de tierra acumuladas de forma artificial, quedan aisladas. En estos meses de inundación los habitantes de estas zonas sólo pueden desplazarse en pequeñas embarcaciones.

    La región del delta sufre también ciclones, tanto antes de la época de lluvias, de marzo a mayo, como cuando ésta finaliza, de septiembre a octubre. Algunos ciclones son tan fuertes y devastadores que numerosas casas quedan destrozadas y se pierden casi todas las cosechas y el ganado. En uno de estos catastróficos ciclones, ocurrido en noviembre de 1970, murió un número indeterminado de personas entre 200.000 y 500.000.

    El caudal medio del Ganges es de 1.400 metros cúbicos por segundo, aunque en época de deshielo y de lluvias puede llegar incluso a los 70.000 metros cúbicos.

    Quedan pocos animales salvajes en la cuenca del Ganges, pudiendo destacarse ciervos, cerdos salvajes, gatos monteses, lobos, chacales y zorros. Únicamente en la zona del delta más cercana al mar, en los bosques llamados sundarbans, quedan tigres de Bengala y cocodrilos. También hay numerosas especies de aves, como loros, cuervos, milanos, perdices y aves de corral.

    La llanura del Ganges es una de las zonas más densamente pobladas del mundo, así como una de las más utilizadas para la agricultura. Casi toda la vegetación original de la cuenca del Ganges ha desaparecido por el cultivo intensivo, necesario para abastecer a la creciente población de la región. Actualmente se cultivan sobre todo cereales, como arroz, trigo, maíz, cebada y mijo. También son importantes los cultivos de yute, caña de azúcar y plantas oleaginosas. La pesca es abundante, sobre todo en el delta, donde es una parte importante de la alimentación de los habitantes de la zona.

    La importancia del Ganges en la religión hindú radica en el poder purificador que se le atribuye. Por esta razón todos los años cientos de miles de personas acuden a distintos puntos del río a lo largo de todo su curso. Uno de los más importantes es la confluencia del Ganges y el río Yamuna, cerca de Allahabad, donde en enero y febrero se celebra el mela, un festival en el que cientos de miles de peregrinos se sumergen en el río. Otros lugares en los que se celebran también rituales de inmersión en el Ganges se encuentran en Benarés, Kasi y Haridwar. Hay otros muchos puntos del Ganges considerados sagrados, como el nacimiento del río en la confluencia del Alaknanda y el Bhagirathi. Además de acudir en peregrinaje a determinados lugares por los que pasa el río, los hindúes creen que si sus cenizas son arrojadas a sus aguas les ayudará en su transición hacia una nueva vida. Por esta razón, existen numerosos ghats (templos de cremación) a orillas del Ganges.