Indo

    Panorámica del Indo a su paso por la región paquistaní de Skardu

    El nombre Indo es la latinización de la palabra sánscrita shindu, que significa “río” o “corriente”. De ella derivó el nombre del país, la India.

    El Indo nace a más de 5.000 metros sobre el nivel del mar, en el sudoeste del Tíbet. Surge de la confluencia de varias corrientes de agua procedentes de los glaciares de las montañas del Himalaya. Transcurre por esta cadena montañosa en dirección noroeste, por los estados indios de Jammu y Cachemira. A continuación gira en dirección sur, entrando en territorio paquistaní por el noreste del país.

    En Pakistán recorre 2.736 de sus 2.900 kilómetros totales, atravesando el país y regando la región del Punjab. A la altura de Tatta, forma un gran delta desde el cual el río entrega sus aguas al mar Arábigo. El delta ocupa una extensión de 7.770 kilómetros cuadrados y se extiende unos 200 kilómetros a lo largo de la costa.

    Los principales tributarios del Indo son el Zaskar, el Shyok, el Shigar y el Astor, en su curso alto. En la región del Punjab (que significa “cinco ríos”) se le unen al Indo desde el este sus cinco tributarios más importantes: el Jhelum, el Chenab, el Ravi, el Beas y el Sutlej.

    El caudal medio anual del río supera los 200.000 millones de metros cúbicos, el doble que el caudal medio anual del Nilo y el triple que el caudal del Tigris y el Éufrates juntos. La cuenca del Indo tiene una extensión total de 1.165.500 kilómetros cuadrados.

    El río experimenta su máximo nivel de caudal entre los meses de abril a octubre. En primavera y verano el agua procede del deshielo de las nieves y de julio a octubre, de las lluvias del monzón húmedo.

    A 1.381 kilómetros de su nacimiento, al Indo se le une el río Kabul, proveniente de Afganistán. Desde este punto hasta su desembocadura el río es navegable. El Indo es el río más importante en Pakistán, tanto para el transporte comercial como para la agricultura y el consumo humano. Incluso grandes desiertos, como el del Sind, que ocupa millones de hectáreas, son cultivables gracias a las aguas del Indo. El desarrollo de la agricultura hizo que el río Indo fuera la cuna de una de las primeras civilizaciones, conocida precisamente como civilización del valle del Indo.

    Tras la incorporación de los cinco ríos punjabíes, el caudal del Indo aumenta considerablemente, y puede llegar incluso a tener varios kilómetros de anchura. En esta zona, el río fluye muy lentamente, dando lugar a una gran acumulación de limo que en ocasiones provoca inundaciones en época de crecidas.

    El clima en la cuenca del Indo varía enormemente, sobre todo entre las heladas cumbres del Tíbet y las zonas semidesérticas del bajo Punjab y el Sind. En esta última zona se encuentra Jacobabad, uno de los lugares más cálidos del planeta, donde se alcanzan temperaturas máximas de 49 ºC.

    La vegetación en la cuenca del Indo está directamente relacionada con el río y su clima. En el curso bajo, en la región del Sind, con un terreno árido, sólo crecen pequeñas extensiones de hierba, pero las crecidas del río y los canales de irrigación hacen que pueda haber zonas de cultivo. En el norte del Sind y el Punjab, la tala indiscriminada de árboles para leña ha provocado una importante deforestación. Según los relatos de las campañas de Alejandro Magno (alrededor del 325 a.C.), antiguamente el curso medio del Indo era una región cubierta de bosques. Hoy en día, en esa zona hay acacias, amapolas y cardos. En las zonas más cercanas al río crece la hierba; sin embargo, ya no quedan bosques naturales. En el curso alto del río, en las zonas más elevadas, abundan las coníferas. En determinadas áreas del curso medio, en el Thal y en la zona del Punjab al este del Indo, se están realizando trabajos de reforestación.

    La pesca es una actividad económica relevante en el Indo. Las capturas principales son truchas y una variedad llamada hilsa. La zona más cercana a la desembocadura del río es rica en pescado de mar, sobre todo gambas, que se comercializan en todo Pakistán, y palometas.

    Las crecidas estacionales del río han sido canalizadas desde hace milenios con el fin de aprovechar el agua del Indo para la agricultura. A partir de 1850 los británicos mejoraron enormemente el sistema de canalizaciones. Con la separación, en 1947, de la antigua colonia británica de la India en los modernos estados de la India y Pakistán, el sistema de irrigación del Bari Doab y el proyecto del valle del Sutlej quedaron divididos. La cabecera pasó a pertenecer a la India, mientras que los canales quedaron en territorio paquistaní. La India cortó el suministro a varias zonas de Pakistán y la disputa por las aguas se mantuvo durante algunos años. El Banco Mundial medió en esta disputa y en 1960 se llegó a un acuerdo, llamado Tratado de las Aguas del Indo.

    La navegación en el Indo, así como en otros ríos del Punjab, fue relativamente importante hasta finales del siglo XIX. Por una parte, el ferrocarril se convirtió en un medio de comunicación más rápido y, por otra, los canales de irrigación restaron caudal al río. Actualmente sólo pequeñas embarcaciones navegan por el curso bajo del Indo. Por encima del primer puente del ferrocarril se utiliza el río como medio de transporte para los troncos de madera procedentes de Cachemira.