Coral (Mar de)

    Con una extensión total que ronda 4.791.000 kilómetros cuadrados, el mar de Coral es uno de los más llamativos del planeta por las formaciones coralinas que le dan nombre. Se encuentra situado en el cuadrante sudoccidental del océano Pacífico, entre los 10 y los 20º de latitud sur, abarcando una distancia longitudinal sur-norte de casi 2.250 kilómetros. Tiene como límites, al este, las islas Vanatu y el océano Pacífico propiamente dicho; al oeste, la línea imaginaria que une la costa septentrional de Australia con la costa de la isla de Nueva Guinea; al norte, el mar de Salomón, y al sur, el mar de Tasmania, aunque gracias al estrecho de Torres, con el mar de Arafura. La gran barrera de arrecifes de coral se extiende en dirección norte-sur a lo largo de 1.900 kilómetros en el sector occidental del mar, siendo las más importantes las de Swain y Ospre. La mayor parte de las islas se encuentra bajo soberanía australiana y ocupa un área de casi 1.000 kilómetros cuadrados, aunque sólo algunas tienen población estable. Las profundidades del mar son variables y van desde los 200 metros en la región contigua a la gran barrera de Coral y el litoral australiano hasta los 7.761 metros en las fosas de Nuevas Hébridas y Salomón. El clima es de tipo tropical y las corrientes procedentes del Pacífico generan intensas tormentas en los meses de verano. En la actualidad, la explotación de los bancos de peces comerciales y de los yacimientos de hidrocarburos del subsuelo son importantes fuentes de recursos económicos para el gobierno australiano. Explorado por James Cook al finalizar el siglo XVIII, en el siglo XX el mar de Coral fue el escenario, en mayo de 1942, de una cruenta batalla aeronaval entre los Estados Unidos y Japón.