15 artículos

Bioma

Un bioma puede definirse como una región del planeta, de extensión relativamente grande, en la que concurren un clima, un tipo de suelo, una flora y una fauna similares, con independencia de su localización geográfica. Por ejemplo, el bioma de pluvisilva, o selva tropical, se extiende por el sudeste asiático (Indonesia, Tailandia, la India), por la mitad centrooccidental del continente africano y, en América, por el sur de México, el istmo central y la Amazonia. Se trata, por consiguiente, de un ecosistema que aparece en zonas de diferentes continentes, pero sobre latitudes semejantes, siempre más o menos próximas a la línea del ecuador. De esto se deduce que los límites dentro de los que puede existir un determinado bioma quedan definidos en primer lugar por el clima propio de una franja de latitud concreta. Dentro de los factores climáticos de los que dependen los distintos biomas, los principales son la temperatura y la humedad o, lo que es lo mismo, el nivel de precipitaciones....

Bioma de alta montaña

Las zonas de alta montaña conforman un bioma propio, que se caracteriza por una vegetación carente de árboles y con condiciones climáticas variables en función de la altitud y de la naturaleza del relieve. A medida que se va descendiendo desde los niveles más altos de las montañas por sus laderas, el bioma específico de montaña va siendo sustituido por otros, como los bosques o los matorrales. El incremento de la altitud influye en la variación del clima de montaña, ya que en los niveles superiores las temperaturas y la humedad disminuyen, por lo que durante las noches y en el periodo invernal se producen importantes descensos térmicos. El clima de montaña presenta, por otra parte, diversos condicionamientos. Por ejemplo, las laderas orientadas al ecuador, es decir, las vertientes sur en el hemisferio norte y las vertientes norte en el hemisferio sur, presentan características climáticas más suaves que las opuestas para los mismos valores de altitud. De igual modo, en los valles se...

Bioma marino

El bioma marino, que corresponde cuantitativamente al 97,6% del total de las aguas del planeta, se distingue de las aguas interiores o de transición en que está sometido en mayor medida a la acción de las mareas y las corrientes. En todos los mares hay dos mareas −pleamar y bajamar−, provocadas por el influjo de la atracción gravitacional del Sol y de la Luna. La magnitud de estas mareas varía en función de las fases lunares, la orografía de la costa, la estación del año, etc. Por su parte, las corrientes determinan flujos de agua que condicionan la temperatura, la fauna, la flora y otros factores, entre ellos el clima de las zonas terrestres próximas a esas corrientes. Para el análisis de los biomas marinos se ha establecido por convención una distribución de zonas en el medio marítimo. En el océano se distinguen tres zonas principales, la mesolitoral o intermareal, próxima a la costa; la bentónica, formada por el lecho oceánico, y la pelágica, o de mar abierto. En esta última, a...

Biomas acuáticos de transición

Estos biomas suelen caracterizarse por la presencia de plantas desarrolladas y aguas poco profundas, en las que la luz alcanza el fondo con facilidad y permite el crecimiento de especies vegetales enraizadas en la tierra, pero con desarrollo predominantemente aéreo. Se distinguen dos zonas de transición, unas entre ecosistemas acuáticos y terrestres, como los humedales de agua dulce, y otras entre aguas dulces y saladas, como los estuarios y las lagunas litorales. Los humedales de agua dulce son tierras que permanecen cubiertas de agua durante buena parte del año, por lo que la vegetación que en ellos crece debe tolerar bien la inundación. Existen cuatro tipos de humedales: los pantanos, los marjales, los bosques de ribera y las turberas. En los pantanos predominan los árboles y los arbustos leñosos; los marjales son lugares ricos en plantas herbáceas, como las gramíneas y las juncáceas; los bosques de ribera son formaciones boscosas que se inundan al desbordarse los ríos en cuyas...

Biomas de aguas interiores

Los ecosistemas de aguas interiores, es decir, los establecidos en ríos y arroyos, estanques, marjales, marismas y manglares, conforman un conjunto de distintas partes de la biosfera −en ese sentido se consideran biomas− que, a pesar de corresponder a áreas proporcionalmente reducidas de ella, desempeñan un papel esencial en el mantenimiento del equilibrio ecológico. Apenas el 1% de la hidrosfera, la parte de la biosfera formada por agua, corresponde a las aguas interiores, ya que se estima que el 97,6% del total del agua está contenido en mares y océanos y que del 2,4% restante forman parte también el vapor de agua de la atmósfera, las aguas absorbidas por el terreno y las acumuladas en los polos como masas de hielo. A pesar de que su volumen proporcional es poco significativo, las aguas interiores tienen una importancia ecológica fundamental, ya que constituyen uno de los medios que intervienen en el ciclo biogeoquímico del agua, un modo de regulación del mantenimiento del...

Bosque templado (bioma)

Tipo de bioma que se encuentra en las regiones de clima templado, situadas entre las latitudes de 25 y 50° de ambos hemisferios, y en el que se da una cobertura vegetal similar a la de las selvas tropicales, integrada por masas de árboles de gran porte aunque de menor continuidad. Se distinguen dos tipos básicos de bosques de clima templado: los caducifolios y los perennifolios. La estacionalidad es uno de los rasgos más significativos del clima de los bosques templados de árboles caducifolios. Los inviernos son fríos, aunque las heladas son solamente ocasionales, y los veranos mantienen temperaturas medias cálidas. Las precipitaciones alcanzan unos valores medios del orden de los 1.000-1.300 mm anuales. Los bosques templados con árboles de hoja caduca se extienden sobre todo por regiones del hemisferio norte, como Europa occidental. Asia oriental y Norteamérica. Los únicos bosques de este tipo que presentan una extensión significativa en el hemisferio sur son los que se...

Desierto (bioma)

El desierto es un tipo de bioma en el que los niveles de aridez son tan altos que la vegetación sólo puede desarrollarse de manera dispersa o en puntos aislados en los que se concentra. Según algunos ecólogos, puede considerarse desierto toda extensión de terreno en la que no se encuentre apenas vegetación. Ello incluiría, por tanto, los llamados desiertos polares, con climas permanentemente fríos, situados en los círculos polares Ártico y Antártico, y sin formas de vegetación por estar siempre cubiertos por los hielos. Sin embargo, en el presente análisis de los biomas terrestres, este tipo de hábitat queda encuadrado, más adelante, en el epígrafe dedicado a las tierras polares y la tundra. En general, en la mayoría de los estudios de ecología se hace referencia a los desiertos como regiones sin apenas vegetación y con niveles de precipitaciones mínimos, que se localizan en latitudes de clima cálido o templado. Aunque, como se ha visto, la definición de este tipo de biomas está...

La vida en el agua. Los biomas acuáticos

Aunque condicionantes como la temperatura tienen importancia para la vegetación y la vida animal de los biomas tanto terrestres como acuáticos, en estos últimos intervienen de manera decisiva otros factores abióticos. Algunos de los principales son la salinidad de las aguas, la mayor o menor penetración de la luz en ellas, la acidez del medio o la existencia de corrientes y oleaje. Estos elementos son, entre otros, los que determinan las condiciones de los ecosistemas donde el agua –el hábitat que ocupa la mayor parte de la superficie de nuestro planeta– constituye el medio de soporte de la vida. Ríos y arroyos, lagos y estanques, estuarios, lagunas litorales, marismas, manglares y el inmenso bioma marino conforman, pues, una red de entornos que se relacionan entre sí y con los biomas terrestres que los engloban. Una primera diferenciación de estos múltiples elementos permite distinguir hasta tres ecosistemas acuáticos: los de aguas interiores, los de transición y los marinos. ...

La vida sobre la Tierra. Los biomas terrestres

Los diferentes elementos que constituyen el clima hacen que nuestro planeta cuente con numerosos ambientes terrestres. Por tanto, el factor climático es decisivo para la generación de los distintos biomas, que pueden considerarse como los grandes ecosistemas que, en su conjunto, conforman la biosfera. A veces, uno solo de esos factores climáticos puede hacer que se cree un bioma concreto. Éste es el caso de los desiertos, en los que la ausencia de precipitaciones es el elemento generador esencial, mientras que otros como la temperatura o la latitud geográfica quedan relegados a un segundo plano. Otras veces son más de uno los condicionantes que dan lugar al desarrollo de un bioma. Por ejemplo, el bosque lluvioso tropical, también llamado pluvisilva, se caracteriza por presentar una vegetación y una fauna asociadas que requieren niveles muy altos de humedad y temperaturas cálidas. Desierto y pluvisilva son dos de los biomas más diferenciados. Ellos constituyen los extremos de una...

Matorral (bioma)

El matorral, al que también se le da otras denominaciones como chaparral o monte bajo, es un bioma cuya característica principal es el predominio de los arbustos en la vegetación, aunque puedan presentarse también en él zonas aisladas de pastizal o pequeñas masas boscosas. Los matorrales se dan en zonas de clima mediterráneo, es decir, con inviernos benignos, de precipitaciones más o menos frecuentes, y veranos secos y prolongados. Además de en la cuenca del mar Mediterráneo, esta pauta climática se presenta también en otras zonas del mundo como Chile y California −en América−, Sudáfrica y el sur de Australia. Se trata, de todas maneras, de un bioma poco extendido en comparación con otros como el pastizal, el desierto o los diferentes tipos de bosque. El suelo del matorral es poco fértil y en él son relativamente frecuentes los incendios durante la estación seca. La vegetación de matorral es similar en las distintas áreas del mundo en las que se presenta, aunque muchas especies...

Pastizal (bioma)

Los pastizales son biomas constituidos por tierras en las que la vegetación está formada por una cubierta más o menos continua de hierba. Puede considerarse que se trata de un ecosistema de climas templados equivalente a la sabana, si bien algunos ecólogos diferencian con claridad ambos biomas. El factor principal que suele tenerse en cuenta para distinguir la sabana del pastizal tropical es la presencia de árboles, prácticamente inexistentes en este último y que en cambio caracterizan, aun sin grandes masas arbóreas, el paisaje de sabana. El clima de las regiones de pastizal presenta ciertas variaciones en función de la latitud y la altura sobre el nivel del mar, pero, en general, en los pastizales templados es de veranos cálidos e inviernos fríos (aunque sin valores extremos), mientras que en los pastizales tropicales las temperaturas medias son más elevadas y uniformes. El pastizal es uno de los biomas que ocupa una mayor extensión en el mundo, aunque se debe tener en cuenta...

Pluvisilva o selva (bioma)

Los bosques lluviosos tropicales, también llamados pluvisilvas o, sencillamente, selvas, son biomas en los que predominan los árboles de hojas anchas, que conforman una densa cubierta vegetal en sus niveles superiores. Se desarrollan en zonas en las que las temperaturas son más o menos altas durante todo el año y las lluvias son muy abundantes. Sin embargo, en algunas regiones del planeta se distinguen los llamados bosques tropicales secos, en los que se registran una temporada húmeda y otra seca, aunque ésta no suele ser de más de dos o tres meses al año. En este tipo de bosques los árboles pierden el follaje durante un tiempo y quedan en estado latente, como les sucede a los árboles caducifolios en los bosques de clima templado. Algunos lugares en los que hay bosques tropicales secos son Australia, la India, Kenia y Brasil. La selva tropical tiene temperaturas cálidas y constantes y en ella llueve prácticamente a diario. Los suelos sobre los que se asienta suelen ser antiguos y...

Sabana (bioma)

Las sabanas son biomas que se caracterizan por la presencia de una vegetación en la que predominan las plantas herbáceas con árboles dispersos, relativamente escasos y de no mucha altura. Las sabanas aparecen en zonas tropicales en las que el clima es caluroso, con precipitaciones escasas o estacionales y con largos periodos de sequía. Las precipitaciones medias oscilan entre los 800 y los 1.500 mm, mientras que las variaciones de temperatura se mueven dentro de márgenes relativamente pequeños. Las mayores extensiones de terreno en las que este bioma predomina son el norte de Australia, la India, la parte centrooriental de África y, en Sudamérica, determinadas áreas de Brasil, Colombia y Venezuela. Los nutrientes del suelo de las sabanas son en general escasos, entre otras cosas debido a que, en época de lluvias, la lixiviación es intensa, por lo que las aguas arrastran los nutrientes o solubles del suelo hacia las capas más profundas. Por otra parte, se observa una importante...

Taiga o bosque boreal (bioma)

La taiga es el bosque perennifolio boreal. Se trata de un bioma que cubre más del 15% de la superficie terrestre y que sólo se da en el hemisferio norte, ya que en el sur no hay tierras emergidas sobre latitudes equivalentes. En general, el clima de estos bosques es frío, aunque no alcanza los extremos rigores de la tundra. Las temperaturas medias se sitúan en niveles comprendidos entre algunos grados sobre cero y −10 °C. No obstante, existen muchos factores que hacen que las condiciones climáticas puedan presentar notables variaciones según la localización geográfica. Algunos de ellos son el ángulo de inclinación de la radiación solar, el número de horas diarias de insolación o la extensión de la cubierta de nieve. Las precipitaciones son relativamente escasas, situándose en valores medios de unos 500 mm al año. La taiga forma un cinturón que comprende toda Norteamérica y Eurasia, desde Escandinavia hasta el estrecho de Bering. En este punto, singularmente, lo extremo de las...

Tundra (bioma)

La tundra es un bioma caracterizado por una vegetación carente de árboles y temperaturas medias muy bajas. Se distinguen dos tipos de tundra: la ártica y la alpina. La primera cubre las regiones más septentrionales de Eurasia y América, mientras que la tundra alpina es la que se encuentra en zonas de alta montaña, por encima de la línea de árboles, es decir, del límite a partir del cual las condiciones climáticas impiden que crezcan masas arbóreas. El clima de la tundra ártica presenta una temperatura media anual inferior a −10 °C, aunque pueden alcanzarse valores por debajo de −30 °C. Las precipitaciones son escasas, del orden de 100 a 1.000 mm anuales. Además de en las regiones que lindan con el Círculo Polar Ártico, la tundra se encuentra también en la Tierra del Fuego argentina, en los archipiélagos próximos a la Antártida y en las regiones de ésta que no están cubiertas por hielos perpetuos. Por las bajas temperaturas, el suelo de la tundra está permanentemente congelado, en...