GATT

    Acuerdo multilateral firmado en 1947 por 23 países con el objetivo de aumentar el comercio mundial y resolver los problemas comerciales. Su nombre corresponde al acrónimo en inglés General Agreement on Tarifs and Trade (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio). En 1995, el GATT se transformó en la actual Organización Mundial del Comercio (OMC).

    Los orígenes del GATT se sitúan en la convocatoria de los Estados Unidos de una conferencia internacional en La Habana para acordar la creación de la Organización Internacional del Comercio (OIC). En ella participaron 56 países, que se reunieron entre noviembre de 1947 y febrero de 1948, pero, tras numerosas reuniones, la conferencia fracasó, pues la llamada Carta de La Habana sólo fue ratificada por dos países. Al mismo tiempo, en 1947, Estados Unidos mantenía una reunión en Ginebra (Suiza) con representantes de 23 países que establecieron el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio. En teoría el GATT (que era un acuerdo provisional) debía incorporarse a la Carta, pero muy pronto pasó a ser el acuerdo de referencia para los temas sobre comercio internacional, por lo que se transformó en una organización permanente con sede fija en Ginebra.

    El GATT entró oficialmente en vigor en enero de 1948 y permitió, de inicio, unas 45.000 concesiones arancelarias que se negociaban bajo el principio de reciprocidad. Para seguir avanzando en el proceso de supresión de las barreras comerciales y los aranceles, el GATT estableció las llamadas “rondas de negociación”, como mecanismos para liberalizar el comercio mundial. En total han sido ocho, cada una de ellas de varios años de duración.

    Hasta la Ronda Dillon (1960-1961), las negociaciones siempre hicieron referencia a los aranceles, excluyendo el polémico tema de la agricultura. En la Ronda Kennedy (1964-1967) se trató por primera vez cuestiones sobre medidas antidumping, y en la Ronda de Tokio (1973-1979) se abordaron las medidas no arancelarias.

    Sin duda, una de las más trascendentales fue la Ronda de Uruguay (1986-1994), que duró el doble del tiempo previsto (siete años y medio) y contó con la participación de 123 países, pues se ocupó de sectores que habían quedado fuera de negociaciones anteriores, como la agricultura, los servicios y el textil. Tras muchas vicisitudes, con la sombra del fracaso muy cerca, se firmó un acuerdo en abril de 1994 que, al mismo tiempo, dio paso a la Organización Mundial del Comercio (OMC), oficialmente creada en enero de 1995.