Cultura veraguas

Cultura prehispánica que se desarrolló en América Central, entre las costas del Pacífico y el Caribe, en la actual provincia homónima de la región central de Panamá, entre los primeros años del siglo VIII y la llegada de los españoles en 1532.

Orígenes y características principales

Los grupos veraguas basaban su subsistencia en la agricultura, complementando su alimentación con los diferentes recursos que podían obtener de un medio ambiente montañoso y de zonas bajas costeras. Zona de contacto con las culturas del sur de Mesoamérica y del norte de América del Sur, practicaron el intercambio, gracias al cual pudieron obtener objetos suntuarios y bienes exóticos.

En cuanto a su propia producción de objetos, lo más destacable de los grupos veraguas es su habilidad en el manejo del oro, obtenido en pepitas en los lechos de los ríos o mediante excavaciones superficiales. Se conservan abundantes muestras de esta metalurgia, especialmente de pendientes, en las que se representaron águilas de pico curvo, jaguares, peces, hombres, etc., siempre con un estilo propio e inconfundible.

Manifestaciones artísticas

Conocieron el martillado en frío y la técnica de la cera perdida, e incluso la aleación de oro y cobre (tumbaga). También trabajaron la piedra (sus metates o mesas de baja altura y tres patas son similares a los fabricados por los grupos de Chiriquí y de Costa Rica) y la cerámica. Son característicos los trabajos con policromía, con diseños geométricos, la elaboración de platos con pedestal y el modelado de figuras muy realistas: jorobados, músicos, embarazadas, etc.

También realizaban puntas y hachas, en piedra volcánica, y conocieron el tallado de otros materiales, como la piedra de talco y las piedras semipreciosas, con los que realizaron figurillas y pipas, éstas ofrendadas en los entierros. La pieza más famosa del arte veraguas es la llamada Venus de Cébaco, figura femenina dotada de un tocado circular y largos cabellos, con rasgos esquemáticos, de la que se piensa que pudo ser una deidad o un personaje representativo.

Religión y sociedad

Aunque no se sabe mucho acerca de su organización social, algunos autores piensan que estos grupos se organizaban en jefaturas o cacicazgos. Los enterramientos se efectuaron en lo alto de cerros, siguiendo un patrón procedente de Colombia, con tumbas excavadas que cuentan con una chimenea de un metro de diámetro y entre tres y siete metros de profundidad, que desemboca en una cámara mortuoria. Existieron también enterramientos en urnas funerarias, así como en lugares de desechos.