Cualidad

Se llama cualidad a las características o determinaciones de un objeto. Se diferencia de las propiedades en que no consiste tanto en los atributos propios del objeto como en los caracteres que lo diferencian de otros objetos similares.

A pesar de que el concepto ha sido empleado a lo largo de toda la historia del pensamiento, fue sobre todo Aristóteles el que dedicó más tiempo y espacio a su desarrollo, dando lugar a la teoría ortodoxa de la cualidad.

Tipos de cualidad en Aristóteles

Para el filósofo de Estagira, existen cuatro tipos de cualidades fundamentales:

1. Los hábitos y las disposiciones. Los hábitos son aquellas cualidades que caracterizan a un objeto por su comportamiento usual. Así, son cualidades de hábito la templanza o la ciencia. Las disposiciones, por contra, son aquellas cualidades que duran menos, que están más sujetas al cambio y al azar. Son disposiciones la salud, el frío, el calor, etc.

2. Las capacidades. Se trata de aquellas determinaciones de un objeto que le permiten hacer una cosa u otra, que lo hacen capaz o incapaz de actuar de una determinada manera. Es lo que se aplica, por ejemplo, a las disposiciones naturales de un atleta, que le permiten rendir más que una persona ordinaria.

3. Las cualidades sensibles. Son aquellas que se aprecian a través de los sentidos, como los colores, los sonidos o los sabores.

4. Las cualidades geométricas. Son las que determinan el aspecto geométrico de un objeto, de tal forma que ser cuadrado, redondo o rectangular es una cualidad geométrica.

La importancia de las cualidades aristotélicas en la historia del pensamiento es muy grande, ya que determinan la manera en la que la tradición filosófica consideró el estudio de los objetos a partir de sus determinaciones. Por otra parte, es posible encontrar otras muchas clasificaciones del concepto, a pesar de que la aristotélica es la que se impuso durante más tiempo. Destaca en este sentido la lectura que hicieron de las categorías de Aristóteles los pensadores que integraron la escolástica, quienes llamaron a las cualidades de capacidad "cualidades activas" y a las cualidades sensibles "cualidades pasivas".