Estadística social

    Se conoce por estadísticas sociales a las que, aplicadas a la población humana, estudian fenómenos relativos a la misma. Entre ellas ocupan un rango superior las denominadas estadísticas demográficas, que contemplan las poblaciones desde un punto de vista estático y otro dinámico.

    En el aspecto estático, se considera la población en su vertiente geográfica, estudiando su distribución en zonas rurales, semiurbanas (poblaciones pequeñas) y urbanas y desde un punto de vista antropológico (distribución por sexos y edades). Otros aspectos ligados con la demografía estática son la actividad económica (sectores primario, secundario y terciario) y las características familiares, que permiten determinar el porcentaje de solteros, casados, separados, etcétera.

    En el aspecto dinámico, uno de los parámetros más importantes es el llamado crecimiento vegetativo, que se determina mediante las tasas de natalidad y mortalidad. Ambas son, respectivamente, el cociente, multiplicado por mil, entre los nacidos y fallecidos en un año y el total de la población, estimado a 1 de julio de ese año. La diferencia entre la tasa de natalidad y la de mortalidad proporciona la tasa de crecimiento vegetativo, que será positiva si hay más nacimientos que defunciones o negativa, en caso contrario.

    Otras estadísticas sociales notables, también demográficas, son la de población activa, que estudia el desempleo, y la de los movimientos migratorios, que analiza la cuantía, calidad y procedencia de las personas que se trasladan de unos países a otros.

    También con carácter social, hay que considerar los estudios estadísticos ligados con la educación, como serían los que consideran cronológicamente el porcentaje de población escolarizada, el fracaso escolar según el tramo en que se produce (primario, secundario, universitario), la preferencia por unos u otros estudios, etcétera.

    Actualmente han cobrado especial importancia todas las estadísticas ligadas con la adquisición de viviendas, especialmente entre jóvenes que acceden por primera vez al mercado inmobiliario. También con marcado carácter social hay que mencionar las estadísticas económicas (de producto interior bruto, salario medio, etc.).