Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ)

    Reuniones multitudinarias organizadas por la Iglesia católica que se convocan regularmente en distintas partes del mundo para promover el encuentro de jóvenes católicos con el Sumo Pontífice. En sus orígenes, a raíz del Año Santo de 1975, el papa Pablo VI reunió en Roma a varios miles de jóvenes durante el Domingo de Ramos para celebrar un gran encuentro de hermanamiento internacional. Esta idea fue retomada por el papa Juan Pablo II, quien patrocinó convocatorias mundiales regulares dirigidas a fomentar la participación juvenil en el seno de la Iglesia católica.

    En 1997, Juan Pablo II y sus asesores impulsaron la transformación de estos encuentros en un festival de varios días de duración. Además de las convocatorias tradicionales en la diócesis de Roma a instancias del Pontificio Consejo para los Laicos, este “festival de los jóvenes” pasó a celebrarse cada dos o tres años en diversas ciudades del mundo. Buenos Aires, Santiago de Compostela, Czestochowa, Manila, París, Roma y Toronto acogieron sucesivamente su organización durante el papado de Juan Pablo II.

    Tras la muerte de este pontífice, su sucesor Benedicto XVI presidió las jornadas convocadas en Colonia, en su Alemania natal, además de las posteriores en Sidney (Australia) y Madrid (España). La renuncia de Benedicto XVI en 2013 y el nombramiento del papa Francisco precedieron a una nueva celebración multitudinaria de las Jornadas Mundiales de la Juventud en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.