Francisco Morazán

Francisco Morazán, político hondureño nacido en Tegucigalpa (Honduras) en 1792 y fallecido en San José (Costa Rica) en 1842, fue presidente de la Federación de las Provincias Unidas de Centroamérica entre 1830 y 1840. De tendencia liberal, no consiguió su objetivo de mantener la unidad de las naciones centroamericanas, que se separaron de la Federación al final de su mandato.

Morazán estudió Derecho y Legislación de Indias, aunque parte de su formación fue autodidacta. Inició su carrera política en los primeros años de independencia del poder español, bajo la presidencia de Dionisio Herrera. Se adhirió al Acta de Independencia de 1821, aunque fue contrario a la integración de su país en México. En 1824 fue nombrado secretario general del gobierno de Honduras, y en 1827 asumió la presidencia del país, que desde 1823 estaba integrado en la Federación de Provincias Unidas de Centroamérica, a cuyo presidente, Manuel José Arce, se opuso. En 1830 dirigió a los liberales en una revuelta que le llevó a proclamarse presidente de la Federación.

Presidencia de Honduras

Durante su mandato inició reformas económicas y en la administración de Justicia, y la mayor oposición la encontró al intentar limitar el poder de la Iglesia católica con medidas como la supresión de los establecimientos monásticos. La oposición conservadora y las tensiones separatistas, alentadas por los caudillos locales, se tradujeron en continuas revueltas, lo que le obligó a dedicar sus esfuerzos a combatir las numerosas rebeliones que se produjeron durante su gobierno.

En 1835 fue reelegido para un segundo mandato, pero los países de la Federación se fueron segregando y, en 1840, al finalizar el mismo, las Provincias Unidas habían dejado de existir, dando paso a los estados de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. El ejército de Rafael Carrera, apoyado por los conservadores, tomó el poder en Guatemala y le obligó a exiliarse en 1840. Dos años después intentó regresar y restaurar la Federación, pero fue traicionado, capturado y ejecutado en San José de Costa Rica el 15 de septiembre de 1842.

Escribió una obra de notable valía histórica, Manifiesto al pueblo de Centroamérica (1841).