Angela Merkel

    Angela Merkel (nacida en 1954), canciller federal de Alemania desde noviembre de 2005 como dirigente de la conservadora Unión Cristiano Demócrata (CDU) en alianza con la Unión Social Cristiana (CSU).

    Angela Dorothea Kasner, conocida como Merkel desde que adoptara el apellido de su primer marido, nació en Hamburgo, Alemania, el 17 de julio de 1954. Hija de un pastor luterano, su familia se trasladó a Templin, en la República Democrática Alemana, poco después del nacimiento de su hija. Ésta completó estudios de Física en la Universidad de Leipzig y en su juventud ingresó en las Juventudes Alemanas Libres, afines al régimen prosoviético imperante en el país germanooriental. Tras contraer matrimonio con Ulrich Merkel en 1997, trabajó en el Instituto Central de Química Física de la Academia de Ciencias de Berlín como especialista en Física Cuántica. En 1982 se separó de su marido, aunque conservó su apellido, y en 1998 se desposó con Joachim Sauer, profesor y tutor de su tesis doctoral.

    La carrera política de Angela Merkel se inició en 1989, tras las revoluciones en Alemania oriental que llevaron a la caída del muro de Berlín. Se afilió al pequeño partido Despertar Democrático y defendió la rápida reunificación alemana. En 1990, su formación se integró en la CDU germanooccidental encabezada por Helmut Kohl, poco antes de la unión política de las dos Alemanias. En 1990 fue elegida diputada del Parlamento federal y, desde 1991, ocupó varias carteras ministeriales en el gabinete de Kohl.

    La derrota electoral de la coalición CDU/CSU en 1998 llevó a la retirada de sus principales dirigentes. Merkel fue elegida secretaria general de esta formación y, desde 2000, ejerció como su presidenta. Se presentó como reformadora de un partido afectado por un escándalo de financiación irregular que obligó a dimitir a Kohl, como su presidente de honor, y a Wolfgang Schäuble, como su mandatario ejecutivo. Poco a poco, la CDU/CSU recuperó apoyo electoral y, en los comicios legislativos de 2005, logró la victoria en minoría. Merkel fue nombrada canciller federal en un Gobierno de gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD). Tras las elecciones de 2009 renovó su cargo, esta vez al frente de un Ejecutivo en coalición con el Partido Demócrata Libre (FDP).

    La trayectoria de Angela Merkel como gobernante se ha caracterizado por su capacidad de trabajo, su tenacidad y su defensa de la austeridad y la ética de la administración pública. Asimismo, ha demostrado habilidad política para mantener el equilibrio entre las diversas facciones de su partido y de otras formaciones con las que ha gobernado en coalición. En política interna, Alemania ha mantenido durante su mandato una economía equilibrada, inmersa en un marco de grave crisis financiera y económica. En política exterior, el país germano ha cobrado un creciente protagonismo dentro de la Unión Europea (UE), convirtiéndose en clara fuerza dominante.

    La figura de Merkel, considerada como una de las mujeres más poderosas del mundo, ha suscitado valoraciones encontradas. En su país, su actitud de firmeza para defender los intereses germanos en la definición de las políticas que pretendían equilibrar las economías de la UE tuvo una acogida positiva. Sin embargo, otros países miembros de la UE la han acusado de vocación hegemónica y de inflexibilidad ante el elevado coste social de dichas políticas entre la población europea.

    Durante 2016, la proyección pública de Merkel comenzó a resentirse entre algunos sectores de la población alemana. La política de inmigración propugnada por su Gobierno, que expresó su voluntad de acoger a varios cientos de miles de refugiados e inmigrantes llegados de Siria, Iraq y otras zonas en conflicto, fue rechazada por varias facciones de su partido y enfrentó a Merkel con los dirigentes de la CSU bávara, sus tradicionales aliados. En un clima de temor al yihadismo y rechazo a la inmigración masiva, la formación ultraconservadora Alternativa para Alemania (AfD) experimentó un auge preocupante y paralelo al desgaste de la imagen de Merkel y de la CDU, que en las elecciones berlinesas celebradas en septiembre de 2016 obtuvo los peores resultados de su historia.

    Los vaticinios formulados por los observadores políticos se hicieron realidad en los comicios legislativos celebrados en Alemania a finales de 2017. La CDU, coaligada con la CSU bávara, logró el apoyo de casi el 33% de los electores, un resultado que no le permitió alcanzar la mayoría absoluta en el Parlamento. Por su parte, el auge del ultraderechismo encarnado por la AfD, que entró con fuerza en el Bundestag, fue una nota preocupante de la evolución política germana. Obligada a negociar la constitución de Gobierno con otras formaciones, Merkel se inclinó como primera opción por entenderse con los liberales del Partido Demócrata Libre y Los Verdes, una iniciativa que no terminó de cristalizar. Finalmente, tras seis meses de complejas negociaciones, Merkel logró revalidar la “gran coalición” con los socialdemócratas del SPD y, en el mes de abril de 2018, fue designada por cuarta vez canciller de la República Federal de Alemania.